¿Qué es la Nuda Propiedad de un inmueble?

calcular gastos asociados a la inversión

28 de Febrero de 2.021

En alguna ocasión, cuando encontramos rentabilidades muy altas, muy por encima de la media en la zona concreta de búsqueda, es debido a que se trata de una vivienda cuya venta se realiza a través de la modalidad de Nuda Propiedad. Pero, ¿qué es?, ¿a qué se refiere? En los siguientes párrafos procedemos a explicaros en qué consiste este concepto.

El artículo 660 del Código Civil señala que la propiedad separada del goce de la misma se llama nuda propiedad, es decir, es la propiedad despojada del derecho de goce en vista a que se ha entregado a una persona distinta del dueño, que se convierte en nudo propietario. Dicho de otra manera, es dueño de un bien con la limitación de no poder gozar o disfrutar de él. El usufructo es el derecho de goce, uso y disfrute de una persona (usufructuario) sobre el bien que pertenece al nudo propietario.

La propiedad plena sólo existirá cuando tanto el usufructo como la nuda propiedad coincidan en la misma persona.

En la actualidad, algunas personas de edad avanzada que, o bien no tienen herederos, o necesitan recursos económicos, optan por la solución de vender la nuda propiedad. De esa manera se reservan el usufructo de la vivienda hasta su fallecimiento, recibiendo una compensación económica a cambio. Dicha compensación económica suele estar muy por debajo del precio de venta del inmueble completo (propiedad+usufructo), de ahí que, a la hora de estimar la rentabilidad correspondiente el valor sea superior a la media de mercado.

Al nudo propietario le pertenece la vivienda, aunque no tiene el derecho de uso y disfrute. El nudo propietario puede realizar la venta de la misma, pero nunca podrá vender el usufructo.

La nuda propiedad se puede formalizar a través de un préstamo hipotecario. El nudo propietario podrá realizar obras y mejoras en la vivienda, siempre que no perjudique al usufructuario. Además, el nudo propietario debe abonar las reparaciones extraordinarias del bien y el usufructuario debe avisarle cuando la necesidad de hacerlas sea urgente. En caso de no realizarlas, el usufructuario podrá ejecutarlas y exigir al nudo propietario el aumento del valor que tenga la finca.

El nudo propietario debe abonar las contribuciones especiales o extraordinarias que se hayan impuesto sobre el usufructo, excepto el impuesto sobre Bienes inmuebles (IBI), que deberá ser abonado por el usufructuario.

Esperamos que te haya resultado interesante y útil.

Regístrate

Para recibir nuestra newsletter con más artículos del Blog.